17/2/08

Revoluciones del Caos

Curioso animal es el ser humano y aun mas curiosa su naturaleza y método de “supervivencia": La Razón.
Aquella que ordena las cosas que lo rodean y las machaca en un único termino llamado realidad, aquella que reúne elementos similares y los conceptualiza en una incesante búsqueda por una casi utópica verdad.
Esa transformación no fue cosa de un instante, se fue sucediendo a lo largo del tiempo basándose en los cimientos falaces que el mismo ser humano construyo, en un aparentemente estable andamio de conceptos a medida de las percepciones.
El miedo a su propia comprensión que levanto esa estructura fue el mismo que los obligo a crear un ser superior a quien atribuirle la magnificencia de lo incomprendible.De lo que no se percataron es que con su perfecta y omnisciente creación anularon todo poder de creación solo pudiendo, así, pensar ideas horribles y peligrosas como la nociva palabra “dogma”, paraguas por excelencia de la razón.
Pero por suerte el hombre tiende a pensar que sus ideas tienen como fin al progreso y esa idea permite que su naturaleza “creadora” siga jugando siempre y a veces disfrazándose con su traje favorito: la crítica
La filosofía, el arte y las ciencias le enseñaron al ser humano la libertad de jugar y crear, le dieron las armas para la definitiva y verdadera revolución.
La afinidad con el caos es la única manera de crear y generar un verdadero cambio, una genuina ruptura epistemológica que permita transformar la realidad.

BAS