25/11/08

Teatro


Máscaras que ocultan algo más que una historia.
Eterna dualidad que dio origen a la ficción.
Recuerdos de un pasado no pisado
Por el opuesto que define a mi yo.

Por un lado una noche de calor.
Por el otro un reflejo del dolor.
Situaciones similares, confusiones en los dos.
Otros actores dibujando sonrisas en el telón.

Melpómene vio en Apolo una clara distinción
Más Dionisio esperaba de Talía una canción
La tragedia Dionisiaca no tuvo razón de ser
La comedia apolínea aquella vez pudo vencer

Desangrandose en su elixir casi logra perecer
bebiendose la locura de lo que iba a suceder
arrancado de su reino , de su mundo, de su sol
Descendió al inframundo en donde Hades lo abrazó

Hoy las cosas son distintas pues Dionisio comprendió
Lo que un oscuro sabio una vez vaticino:
La tensión entre opuestos es simplemente el gran motor
Que define la existencia de una sola comunión
El equilibrio que mantiene esa misma posición
Es el que permite el todo, el lenguaje de tu voz.



BAS

2 comentarios:

Diego González dijo...

"La tensión entre opuestos es simplemente el gran motor
Que define la existencia de una sola comunión
El equilibrio que mantiene esa misma posición
Es el que permite el todo, el lenguaje de tu voz."

¡Qué paradójico! EXCELENTE. Lo más curioso ese sa dualidad... me dejaste sin palabras.

coach outlet dijo...

El equilibrio que mantiene esa misma posición
Es el que permite el todo, el lenguaje de tu voz."yeah