19/3/09

El medio es el fin

El objetivo:

Intentamos restituir las necesidades fundamentales y la conciencia ambiental de las especies avocándonos a los entendimientos más actuales, de quién y qué somos en realidad, con ayuda de la ciencia, la naturaleza y la tecnología (en lugar de la religión, la política o el dinero) y cómo éstas sostienen la clave para nuestro crecimiento personal, no solo como individuos, sino también como civilización, tanto en su aspecto estructural como espiritual.

El señalamiento central de esta conciencia ambiental radica en el reconocimiento de elementos emergentes y simbióticos de la ley natural, y como el alinearlo con el entendimiento, y fundar con ambas, la piedra angular de nuestras instituciones sociales y personales; la vida en la tierra, puede florecer en un sistema de un constante crecimiento positivo, donde las consecuencias sociales negativas, tales como la estratificación social, guerra, prejuicios, elitismo y actividad criminal serán constantemente reducidos, y de manera ideal, en algún momento dejaran de existir dentro del espectro del comportamiento humano.

La posibilidad es, por supuesto, muy difícil para que la mayoría de los seres humanos la consideren, ya que hemos sido condicionados por la sociedad para pensar que el crimen, la corrupción y la deshonestidad "son naturales", y que siempre habrá personas que buscan abusar, dañar y tomar ventaja de otros, La institución Religiosa es la más grande promotora de esta propaganda del "ellos y nosotros", del "bien y del mal"; mentalmente promueve esta suposición.

La realidad es que vivimos en una sociedad que produce Escasez. La consecuencia de esta escasez es que los seres humanos deben de tener comportamientos de defensa propia, incluso si esto significa engañar o robar para obtener lo que quieren. Nuestra investigación ha concluido que la Escasez es una de las grandes causas fundamentales del comportamiento humano aberrante, así mismo conduce a formas complejas de neurosis. Desde un punto de vista estadístico, la adicción a las drogas e incidencia a prisión, descubre que la pobreza y las condiciones sociales insalubres, comprenden la experiencia de la vida de aquellos quienes participan de este comportamiento.

Los seres humanos no son buenos o malos…están corriendo, siempre cambiando su composición de las experiencias de la vida que los influencian. La "calidad" de un ser humano (si existiera tal cosa) esta directamente relacionada con la educación, así, de esta manera, sistemas de creencias a los que han sido condicionados.

Esta simple realidad ha pasado totalmente desapercibida y actualmente la gente piensa de manera primitiva que la competencia, la ambición y la corrupción son elementos estrechamente ligados al comportamiento humano, y en respuesta debemos de tener prisiones, policías, y así una jerarquía o un control diferencial, de manera que la sociedad pueda lidiar con estas tendencias. Esto es totalmente ilógico y falso.

El punto central es, con el fin de cambiar las cosas para un bien fundamental, debes de identificar las raíces de las causas. El sistema actual del "castigo" en las sociedades está fuera de forma, es inhumano e improductivo. Cuando un asesino serial es capturado, la mayoría de la gente salta de arriba abajo y grita por la muerte de esa persona. Están al revés. Una sociedad verdaderamente sana, que entiende que son y cómo se creó nuestro sistema de valores, tomaría al individuo y estudiaría los motivos detrás de sus acciones violentas. Ésta información sería enviada a un departamento de investigación el cuál consideraría como detener tales comportamientos a través de la educación.

Es tiempo de detener este trabajo hecho a base de retazos. Es tiempo de empezar un nuevo acercamiento social que esté actualizado con el conocimiento. Con tristeza, la sociedad actual está todavía basada en modelos fuera de forma, resoluciones y disposiciones supersticiosas.

Es importante señalar que no hay utopías o finales. Toda la evidencia apunta a un cambio perpetuo en todos los niveles. En perspectiva, son nuestras acciones del día a día de nuestra vida, las que moldean y perpetúan el sistema social en el que nos encontramos. Sin embargo, paradójicamente, es también nuestro ambiente el que moldea nuestras perspectivas y por lo tanto nuestra visión del mundo. Por lo tanto, el verdadero cambio no estará solamente en ajustar tu entendimiento personal y tus decisiones, sino también de cambiar las estructuras sociales que influencian estos entendimientos y decisiones.
Los sistemas de poder de élite se ven poco afectados en el largo plazo por tradicionales protestas y movimientos políticos. Debemos movernos más allá de estas formas establecidas de "rebelión" y trabajar con una herramienta más potente:

Vamos a detener al apoyo al sistema, mientras avocamos constantemente la conciencia, la paz, la unidad y la compasión. No podemos "lucha con el sistema"- El odio, la ira, y la mentalidad bélica son medios que han fallado en el cambio, ya que perpetua la misma herramienta corrupta, que utilizan los sistemas establecidos para mantener el control.




Z movement

http://www.thezeitgeistmovement.com/joomla/index.php?Itemid=69

1 comentario:

Diego González dijo...

La idea me parece excelente, sin dudas que sería ese el mundo ideal, pero no estamos inmersos en un mundo ideal... sin dudas que si queremos alcanzarlo tenemos que tender a él, pero está claro que nunca vamos a llegar a él mientras hayan cabezas retorcidas.

¡Saludos!