29/3/09

La incoherencia del infinito

(*)Para hablar de algo infinito debemos comprender que desconocemos su origen y su fin, o que simplemente nos resulta erróneo catalogarlo dentro de un marco temporal. La totalidad de las cosas que conocemos podrían también carecer de un principio y un final pero nos acostumbramos a ver como las mismas aparecían y desaparecían. No es de extrañar que de esa costumbre desarrolláramos la principal cualidad distintiva de nuestra especie, aquella que nos permite ver las cosas “desde fuera”. Esa asombrosa anomalía nos creo como humanos y fundamentalmente nos hizo comprender que las cosas que nos rodean están sujetas a los mismos cambios que nosotros.

Esta capacidad nos hizo seres finitos, seres que mueren, seres que temen al cambio.




(*) prólogo, "La incoherencia del infinito",...


...BAS


1 comentario:

Diego González dijo...

Che, ¿y cuál es ese libro? ¿De qué se trata exactamente? Parece interesante...